Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

LEYES Y REGLAMENTOS PARA EL EJERCICIO DE LA ODONTOLOGÍA EN VENEZUELA PARTE I

COLEGIO DE ODONTÓLOGOS DEL ESTADO NUEVA ESPARTA INFORMACIÓN DE CURSOS Y DIPLOMADOS GALERIA DE PRESIDENTES JUNTA DIRECTIVA contactenos LEYES Y REGLAMENTOS PARA EL EJERCICIO DE LA ODONTOLOGÍA EN VENEZUELA PARTE I LEYES Y REGLAMENTOS PARA EL EJERCICODE LA ODONTOLOGÍE EN VENEZUELA PARTEII



El Congreso de la República de Venezuela Decreta:

La siguiente,

LEY DE EJERCICIO DE LA ODONTOLOGÍA

CAPITULO I

Del Ejercicio de la Odontología

Artículo 1.: El Ejercicio de la odontología se regirá por la presente Ley y su Reglamento.

Artículo 2.: Se entiende por ejercicio de la odontología la prestación de servicios encaminados a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, deformaciones y accidentes traumáticos de la boca y de los órganos o regiones anatómicas que la limitan o comprenden. Tales intervenciones constituyen actos propios de los profesionales legalmente autorizados, quienes podrán delegar en sus auxiliares aquellas intervenciones claramente determinadas en esta Ley su Reglamento.

Articulo 3.: El ejercicio de la odontología no podrá considerarse como comercio o industria, ni será gravado con impuestos de esta naturaleza. Al efecto el odontólogo no podrá utilizar su consultorio o clínica para desarrollar o ejercer ninguna clase de actividades ajenas y distintas a las propias de esos establecimientos.

Articulo 4.: El ejercicio de la odontología es de la exclusiva competencia de los profesionales legalmente autorizados con tal objeto, a saber:

  1. Las personas que posean título de Doctor en Odontología, Odontólogo, Dentista o Cirujano Dentista expedido o revalidado en una Universidad Venezolana, o los equivalentes otorgados por universidades extranjeras, convalidados como resultado de convenios o tratados de reciprocidad celebrados con la Nación;
  2. Las personas que posean título de Dentista o de Cirujano Dentista expedido por el antiguo Ministerio de Instrucción Pública;
  3. Las personas que posean la Licencia Especial que concedió la Dirección de Sanidad Nacional de conformidad con la Ley del Ejercicio de la Dentistería promulgada el día 19 de julio de 1926.

Artículo 5.: Las personas autorizadas para ejercer legalmente la odontología, que posean al mismo tiempo título de Farmacéutico o de Auxiliar de Farmacia, deberán optar ante el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social por el ejercicio de una sola de dichas profesiones.

Artículo 6.: Para poder ejercer la odontología, tanto los titulares como las personas que obtuvieron la Licencia Especial, deberán cumplir los siguientes requisitos:

  1. Registrar su Título o Licencia con arreglo a lo dispuesto en el artículo 54 de la Ley de Registro Público;
  2. Hacer inscribir su Título o Licencia en el Registro que a tal efecto se llevará en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y en la Unidad Sanitaria de la jurisdicción donde ejerza el profesional;
  3. Inscribirse en el Colegio de Odontólogos de Venezuela y en el Instituto de Previsión Social del Odontólogos.

Parágrafo Unico: Las inscripciones de que trata este artículo deberán efectuarse dentro del primer mes de establecido el profesional en la localidad.

Articulo 7.: Los profesionales de la Odontología legalmente inscritos en el Colegio de Odontólogos de Venezuela podrán ejercer su profesión en cualquier lugar de la República, para lo cual deben incorporarse al Colegio Regional o Delegación del Colegio de Odontólogos de Venezuela correspondiente a la localidad donde ejerzan, en un plazo no mayor de sesenta (60) días contados a partir de su instalación en la localidad; y los ya instalados, contados a partir de la fecha en que entre en vigencia esta Ley.

Articulo 8.- Consultorios o clínicas donde ejerzan, así como también los laboratorios de mecánica dental u otros establecimientos odontológicos, deberán cumplir los requisitos mínimos establecidos en esta Ley y su reglamento.

Articulo 9.: El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social publicará en la Gaceta Oficial la lista que le suministrará el Colegio de Odontólogos de Venezuela en los primeros diez (10) días de enero de cada año y por orden alfabético del primer apellido, los nombres de los profesionales de la odontología inscritos y con derecho a ejercer hasta el 31 de diciembre del año anterior, con especificación el número de la Cédula de Identidad, nombre de la Universidad que le expidió, revalidó o comprobó la equivalencia del correspondiente Título de acuerdo a tratados o convenios celebrados con la Nación, y por último, la fecha de su inscripción en el Colegio de Odontólogos. Los profesionales que no aparezcan en la lista, podrán ejercer su profesión siempre que comprueben que han cumplido las correspondientes disposiciones de esta Ley y su Reglamento.

Articulo 10.: Los odontólogos que durante la vigencia de la presente Ley hayan obtenido o revalidado su título en una universidad venezolana, y los nacionales y extranjeros que le hayan convalidado como resultado de convenios o tratados celebrados con la Nación, deberán prestar servicios profesionales remunerados durante un lapso no menor de una año, en aquellas poblaciones con menos de 10.000 habitantes en las cuales instituciones públicas o privadas organicen servicios odontológicos de asistencia social y al efecto soliciten o utilicen los servicios de dichos profesionales. A tal efecto, el interesado deberá dirigir su solicitud de contratación a los organismos indicados directamente o por mediación del respectivo Colegio Regional o Delegación,las cuales deberán ser contestadas dentro de sesenta (60) días. Quienes dejen de cumplir tales requisitos quedarán inhabilitados para desempeñar cargos similares remunerados por el Estado, los Institutos Autónomos y las Compañías en las cuales la Nación tenga el 50% o más del Capital Social, sin perjuicio de la sanción a que se refiere el artículo 55 de esta Ley.

Llegado el caso de que tales previsiones no se realicen por falta de oportunidades de trabajo para el profesional que lo solicita, quedará sin efecto la limitación a que se hace referencia; pero el interesado deberá sin efecto la limitación a que se hace referencia; pero el interesado deberá comprobarlo mediante constancia escrita expedida por el Colegio de Odontólogos o por los organismos empleadores a los cuales hay ofrecido sus servicios profesionales. En este último caso, dicha constancia deberá llevar el visto bueno del Colegio respectivo.

CAPITULO II

Del Personal Auxiliar del Odontólogo

Articulo 11.: Se entiende por auxiliares del odontólogo, los mecánicos dentales a quienes éste confíe trabajos de construcción o reparación de aparatos protésicos o de mecánica dental; los higienistas dentales en quienes el profesional puede delegar intervenciones de odontología simplificada, a saber: técnica del cepillado, tartrectomías, aplicaciones tópicas de medicamentos anticariogénicos, toma de radiografías y obturaciones dentarías; y los asistentes dentales y de consultorio que desempeñan aquellas labores destinadas a facilitar y mejorar la prestación de servicios odontológicos.

Estos oficios no constituyen profesiones independientes, sino actividades delegadas y subordinadas directa y exclusivamente a los profesionales de la odontología legalmente autorizados, y por ende, ni sin equivalentes ni sustituyen las funciones propias del odontólogo.

Articulo 12.: Se reconocen como auxiliares del odontólogo a quienes posean determinada capacidad técnica, debidamente comprobada ante el Colegio de Odontólogos de Venezuela, bien sea por diploma o certificado expedido por una Escuela Universitaria de Odontología, por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social o por las Escuelas para Auxiliares de Odontólogos, autorizadas por dicho Ministerio, o bien mediante examen que rendirá el interesado con arreglo a lo dispuesto en el Reglamento de esta Ley. Dicho diploma o certificado deberá ser registrado en la Oficina Principal de Registro, en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social o en la Unidad Sanitaria de la Jurisdicción donde ejerza su oficio.

Articulo 13.: Para poder ejercer su oficio, los auxiliares de odontólogos deberán estar inscritos en el libro que a tal efecto se llevará en el Colegio de Odontólogos de Venezuela y cumplir las disposiciones emanadas de las autoridades sanitarias y del Colegio de Odontólogos de Venezuela, en resguardo de la salud pública y de los intereses profesionales y gremiales de los odontólogos.

Articulo 14.: Se prohibe a los auxiliares del odontólogo:

  1. Anunciarse al público como tales, excepto en periódicos y revistas odontológicas, en cuyo caso tan sólo podrán utilizar la denominación reconocida por el Colegio de Odontólogos de Venezuela para distinguir el correspondiente oficio, sin abreviaturas;
  2. Utilizar aparatos e instrumentos propios de consultorio odontológico distinto de los requeridos específicamente para desempeñar el correspondiente oficio.

Articulo 15.: Se prohibe a los mecánicos dentales:

  1. Intervenir en la boca de los pacientes, ni aun en presencia del profesional de la odontología.
  2. Ejercer trabajos de prótesis y de mecánica dental ordenadas por personas no autorizadas legalmente para ejercer la odontología.

CAPITULO III

De los deberes y derechos de los Odontólogos

Artículo 16.: Los profesionales que ejerzan la odontología deberán estar debidamente capacitados y legalmente autorizados según esta Ley para prestar sus servicios a la comunidad, contribuir al progreso científico y social de la odontología, aportar su colaboración para la solución de los problemas de salud pública creados por las enfermedades bucodentarias, y cooperar con los demás profesionales de la salud en la atención de aquellos enfermos que así lo requieran.

Articulo 17.: Al ofrecer sus servicios profesionales, el odontólogo deberá acatar las disposiciones que sobre el anuncio público de servicios odontológicos se establezcan en el Código de Deontología Odontológica.

Articulo 18.: Es atribución del Colegio de Odontólogos de Venezuela fijar la cuota que deben pagar a sus respectivos cuerpos los inscritos y asociados a los Colegios Regionales y Delegaciones, y es deber de los contribuyentes satisfacerla puntualmente.

CAPITULO IV

Del Colegio de Odontólogos de Venezuela

Articulo 19.: El Colegio de Odontólogos de Venezuela creado conforme a la Ley de Ejercicio de la Odontología promulgada el 15 de julio de 1943, es una asociación profesional con personería jurídica y patrimonio propio y al efecto con todos los derechos, obligaciones, poderes y atribuciones que le señalan las leyes y sus propios estatutos y reglamentos, destinada a procurar el adelanto de la ciencia odontológica, a velar por el decoro y la dignificación del gremio, y a fomentar nexos de solidaridad y mutua ayuda entre los profesionales que lo integran. Servirá, además, de organismo consultivo y ejercerá la representación del mismo gremio ante las autoridades en los diferentes ramos de los poderes públicos y ante las corporaciones nacionales y extrajeras de cualquier naturaleza, y desempeñará, en fin, las demás funciones que la Ley y el Reglamento le señalen.

Articulo 20.: El Colegio de Odontólogos de Venezuela tendrá su sede en la Capital de la República y establecerá en la Zona Metropolitana, integrada ésta por el Distrito Federal y el Distrito Sucre del Estado Miranda, y en cada una de las capitales de Estado y de los Territorios Federales, el correspondiente Colegio Regional con personería jurídica y patrimonio propio, encargados de velar por el cumplimiento de las normas y principios de ética profesional de sus miembros, defender los intereses del gremio, hacer cumplir la presente Ley y su Reglamento y los acuerdos, resoluciones y reglamentos emanados del Colegio de Odontólogos de Venezuela.

Parágrafo Unico.: Para poder establecer un Colegio Regional en una Entidad Federal, deben estar domiciliados o residenciados en ella un número no menor de treinta (30) odontólogos; y la organización y atribuciones de sus Juntas Directivas se establecerán en el Reglamento.

Articulo 21.: El Colegio de Odontólogos de Venezuela en las Entidades Federales que no llenen los requisitos del articulo anterior, y los Colegios Regionales en las ciudades de su jurisdicción donde residan más de cinco (5) profesionales podrán establecer Delegaciones que sirvan de auxiliares del respectivo Colegio, de conformidad con las disposiciones reglamentarias que les conciernen.

Articulo 22.: El Colegio de Odontólogos de Venezuela, los Colegios Regionales y las Delegaciones de Odontólogos de la República, se regirán por los Estatutos, Reglamento interno y el Código de Deontología Odontológica que para su funcionamiento dicten sus órganos autorizados; y sus decisiones serán de obligatoria observancia para todos los profesionales que ejerzan la odontología en Venezuela.

Articulo 23.: Son órganos del Colegio de Odontólogos de Venezuela:

a) la Convención Nacional

b) el Consejo Consultivo Nacional,

c) la Junta Directiva Nacional,

d) el Tribunal Disciplinario Nacional.

Articulo 24.: La Convención Nacional es la máxima autoridad del Colegio de Odontólogos de Venezuela y estará formada por los miembros principales de la Junta Directiva Nacional, el Presidente del Tribunal Disciplinario Nacional, los Presidentes de las Juntas Directivas de los Colegios Regionales y los Delegados que estos elijan, los Presidentes de las Delegaciones del Colegio de Odontólogos de Venezuela, por los ex Presidentes del Colegio de Odontólogos de Venezuela, el Presidente del Instituto de Previsión Social del Odontólogo y un Delegado de cada una de las Escuelas Universitarias de Odontología que funcionen en el país. Las atribuciones, oportunidad y condiciones para reunirse, y demás facultades de la Convención Nacional, se determinaran en el Reglamento Interno del Colegio de Odontólogos de Venezuela.

Articulo 25.: El Consejo Consultivo Nacional es el órgano asesor del Colegio de Odontólogos de Venezuela y estará constituido por los miembros que establezcan el Reglamento Interno del mismo Colegio.

Articulo 26.: La Junta Directiva Nacional es el órgano ejecutivo del colegio de Odontólogos de Venezuela, funcionara en la Capital de la República, y su organización y atribuciones se determinaran en los Estatutos y Reglamentos Internos del mismo. Su elección se hará en votación directa y secreta por el sistema de cuociente electoral, por todos los Odontólogos miembros solventes del Colegio de Odontólogos de Venezuela y del Instituto de Previsión Social del Odontólogo, en la oportunidad y forma que señale el Reglamento de esta Ley.

Articulo 27.: Tanto en el Colegio de Odontólogos de Venezuela como en los Colegios Regionales de la República funcionara un Tribunal Disciplinario compuesto por un numero impar de miembros principales y sus respectivos suplentes, que no excederán de cinco, el cual será el organismo competente para conocer y calificar las faltas contra la ética y la disciplina profesional que, por acusación o denuncia, se intentaren contra las personas legalmente autorizadas para ejercer la odontología.

Articulo 28.: Las demás funciones así como el procedimiento a que hayan de ajustarse los Tribunales Disciplinarios en los asuntos de su competencia, se determinaran en el respectivo Reglamento.

CAPITULO V

De la Previsión Social del Odontólogo

Articulo 29.: Se crea el Instituto de Previsión Social del Odontólogo, con personería jurídica y patrimonio propio.

Articulo 30.: Todo lo relativo a la Previsión Social del Odontólogo se regirá por la presente Ley, por el Reglamento de esta y por los Reglamentos internos que dicten los organismos competentes los cuales se publicaran en la GACETA OFICIAL DE LA REPUBLICA.

Articulo 31.: El Instituto tiene por objeto procurar el bienestar social y económico de sus miembros y familiares y, en tal sentido deberá asegurarles medios idóneos de protección social frente a las eventualidades derivadas de la muerte, enfermedad o incapacidad y además propiciara todo actividad encaminada a cumplir el objetivo esencial de su creación. En tal virtud, el Instituto podrá promover la constitución y funcionamiento de otras entidades que coadyuven al mejor logro de sus fines.

Articulo 32.: Son miembros del Instituto de Previsión Social del Odontólogo todos los profesionales de la República inscritos en el Colegio de Odontólogos de Venezuela, conforme al articulo 6 de la presente Ley.

Parágrafo único.: Los profesionales universitarios que no posean su propio Instituto de Previsión Social, el personal auxiliar del odontólogo y los empleados del Colegio de Odontólogos de Venezuela, Colegios Regionales, Delegaciones e Instituto de Previsión Social del Odontólogo, podrán pertenecer al referido Instituto de acuerdo con las normas que establezcan su Reglamento.

Articulo 33.: El Instituto tendrá su domicilio en Caracas; cada Colegio es una Delegación nata del mismo y tendrá las atribuciones que les fije su Reglamento.

Articulo 34.: Son órganos del Instituto de Previsión Social del Odontólogo:

a) la Asamblea General

b) el Consejo Consultivo

c) la Junta Directiva.

Articulo 35.: La Asamblea General es la máxima autoridad del Instituto de Previsión Social del Odontólogo y estará formada por todos los miembros inscritos y solventes en sus cotizaciones o por los Delegados que estos designen; tiene la facultad de dictar el Reglamento y las normas del mismo, y se constituirá con arreglo a estas disposiciones.

Articulo 36.: El Consejo Consultivo servirá de organismo asesor del Instituto y esta constituido en conformidad con lo que establezca el Reglamento del Instituto de Previsión Social del Odontólogo.

Articulo 37.: La integración organización y atribuciones de la Junta Directiva, se determinaran en el Reglamento de esta Ley. El Presidente de la Junta Directiva ejercerá la representación jurídica del Instituto.

Articulo 38.: Los miembros de la Junta Directiva serán designados por el sistema de cuociente en votación directa y secreta por todos los miembros del Instituto solvente con el y con el Colegio de Odontólogos de Venezuela, en la oportunidad y forma que señale el Reglamento.

Articulo 39.: El patrimonio del Instituto estará formado por las siguientes contribuciones:

  1. Las cuotas de inscripción y las contribuciones ordinarias y extraordinarias de sus miembros.
  2. Las aportaciones de cualquier instituto publico o privado que emplee o haga contratación colectiva de odontólogos inscritos en el Colegio de Odontólogos de Venezuela, conforme al Reglamento de esta Ley.
  3. Los aportes de las entidades publicas y privadas.

Articulo 40.: La Junta Directiva del Instituto presentara anualmente a la Asamblea General, un Informe de su actuación en el ano inmediato anterior, a los fines de su estudio y aprobación o importación. Este informe deberá ser previamente revisado, por dos auditores independientes, elegidos por la Asamblea General del ano inmediatamente anterior, quienes darán su opinión al respecto.

Articulo 41.: Las cantidades correspondientes a las prestaciones sociales en favor de las asociaciones, se determinaran en el Reglamento y no están sujetas a embargo ni a ejecución judicial por parte de acreedores del odontólogo.

CAPITULO VI

De las Sanciones

SECCION PRIMERA

Disposiciones Generales

Articulo 42.: Las infracciones a la presente Ley serán sancionadas por vía administrativa, sin perjuicio de la aplicación del Código Penal, por actos que constituyan delitos.

Articulo 43.: Las sanciones administrativas se establecen por infracción de los preceptos de esta Ley, y su aplicación corresponde a las autoridades y funcionarios que en ella se indican.

Articulo 44.: Las sanciones administrativas son:

  1. Amonestación privada.
  2. Amonestación publica ante el Colegio.
  3. Multa.
  4. Arresto por conversión de multa.
  5. Suspensión del ejercicio profesional por tiempo que se establece en esta Ley.

La amonestación privada, la amonestación publica y la suspensión, tienen el carácter de disciplinarias cuando son aplicadas por el Tribunal Disciplinario de los Colegios.

Parágrafo único.: De las decisiones del Tribunal Disciplinario de los Colegios Regionales podrá apelarse por ante el Tribunal Disciplinario Nacional y de las de este por ante la Junta Directiva Nacional.

Articulo 45.: Las infracciones a esta Ley y a su Reglamento serán sancionadas, por el Ministro de Sanidad y Asistencia Social o por los funcionarios a quienes autorizare expresamente.

De las decisiones de estos funcionarios podrá apelarse por ante el propio Ministro y de las de este por ante la Sala Político Administrativa de la Corte Suprema de Justicia, dentro de los tres (3) días siguientes a la decisión y la Corte resolverá breve y sumariamente.

Articulo 46.: Firme la decisión si la pena fuere de multa, será convertida en arresto si no es satisfecha oportunamente conforme a los términos de la correspondiente resolución.

Articulo 47.: Las sanciones administrativas que se establecen en esta Ley, pueden ser aplicadas a las personas jurídicas; pero en el caso de conversión de multa en arresto, esta última pena se aplicará a las personas naturales que aparezcan responsables de la infracción, por haber intervenido en el hecho sancionado, o cuando por virtud de sus funciones estuvieren en capacidad de impedirlo.

Articulo 48.: Cuando las sanciones administrativas establezcan un mínimum y un máximum, se entenderá que la sanción normalmente aplicable es el termino medio. Podrá elevarse hasta el máximum o rebajarse al mínimum de acuerdo con la mayor o menor gravedad de la infracción.

Articulo 49.: Los cómplices responden solidariamente con los autores de las infracciones sancionadas administrativamente, y se les aplicara la pena correspondiente a los autores rebajada en la mitad.

Articulo 50.: A los reincidentes en infracciones de esta Ley, sancionados administrativamente, se le aplicara la sanción correspondiente aumentada en la mitad.

Articulo 51.: La acción para perseguir las infracciones administrativas, prescribe a los dos anos contados a partir de la infracción.

Articulo 52.: Corresponde al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social velar por el cumplimiento de la presente Ley y su Reglamento, para lo cual solicitara la colaboración de las autoridades competentes.

SECCION SEGUNDA

De las Sanciones Administrativas

Articulo 53.: La omisión de la declaración que deben hacerlas personas autorizadas para ejercer legalmente la odontología y que a la vez tengan el Titulo de Farmacéutico o de Auxiliar de Farmacia, conforme al Articulo 5 de esta Ley, serán sancionados con multa de quinientos (500) a mil (1.000) bolívares, o arresto proporcional, sin perjuicio de la sanción disciplinaria que pueda aplicar el Tribunal Disciplinario del Colegio.

Articulo 54.: La infracción de los Reglamentos de la presente Ley en el caso del Articulo 8 de la misma, será sancionada con multa de quinientos (500) a mil (1.000) bolívares, o arresto proporcional.

Articulo 55.: La omisión de la oferta a que se refiere el Articulo 10 de esta Ley será sancionada con suspensión del ejercicio profesional por el tiempo de dos a seis meses, que impondrá el respectivo Tribunal Disciplinario.

Articulo 56.: Los auxiliares del odontólogo que no cumplan con los requisitos establecidos en el Articulo 13 de esta Ley, y no obstante ejercieren su oficio, serán sancionados con multa de quinientos (500) a mil (1.000) bolívares, que aplicara el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.

Articulo 57.: Los auxiliares del odontólogo que violaren la prohibición establecida en el articulo 14 de esta Ley, serán sancionados con multa de un mil (1.000) a tres (3.000) bolívares, o arresto proporcional; y los mecánicos dentales que incurrieren en violación de la correspondiente prohibición establecida en el articulo 15 de la misma, serán sancionados con multa de un mil (1.000) a tres mil (3.000) bolívares, o arresto proporcional, sin perjuicio de la aplicación de las disposiciones del Código Penal, si mediare denuncia del Colegio de Odontólogos.

Articulo 58.: La omisión de las formalidades requeridas para anunciarse en el ejercicio de la Odontología, será sancionada disciplinariamente con suspensión por tiempo de uno a tres meses.

Articulo 59.: Quienes no pagaren la cuota de que trata el articulo 18 de la presente Ley en los lapsos fijados reglamentariamente, serán sancionados disciplinariamente con amonestación publica, sin perjuicio, en casos graves, de la suspensión del ejercicio profesional por un lapso que no excederá de tres meses.

Articulo 60.: Cualquier otra infracción a la Ley o su Reglamento, que no constituya delito o falta expresamente penados en el Código Penal u otras leyes, serán sancionadas administrativamente por la autoridad competente con multa de mil (1.000) a tres mil (3.000) bolívares, o arresto proporcional, salvo que tales infracciones sólo ameriten sanción disciplinaria que impondrá el Colegio de Odontólogos.

SECCION TERCERA

De las sanciones penales

Articulo 61.: Ejercen Ilegalmente la odontología:

  1. Aquellas personas que sin cumplir los requisitos que esta Ley establece, se atribuyan los títulos de los profesionales de la odontología o de sus auxiliares; quienes suplanten a personas legalmente autorizadas para ejercer dicha profesión; u ofrezcan o presten servicios como odontólogos o auxiliares de este.
  2. Los odontólogos o sus auxiliares que ejerzan la profesión, no obstante hacer sido suspendidos.
  3. Quienes actúen como cómplice o encubridores de personas naturales que incurran en actos de ejercicio ilegal de la odontología.
  4. El personal auxiliar de los servicios odonto-sanitarios dedicados a la atención de la población escolar que intervenga en el tratamiento de personas, sin poseer la credencial legal que lo capacite para la ejecución de funciones delegadas bajo la vigilancia y supervisión del odontólogo responsable del servicio.

Parágrafo único.: No incurrirán en ejercicio ilegal de la profesión, los alumnos de las Facultades y Escuelas de Odontología en el cumplimiento y desarrollo de practicas docentes extra murales, de acuerdo a los programas que elaboren las respectivas Escuelas.

Articulo 62.: El ejercicio ilegal de la odontología se castigara con multa de un mil (1.000) a tres (3.000) bolívares, o arresto proporcional.

Las autoridades competentes procederán a decomisar con destino al Fisco Nacional, los aparatos e instrumentos existentes en el consultorio o lugar cualquiera donde la persona incurra en la infracción prevista en este articulo. Si el infractor es un profesional autorizado según el articulo 4 de la presente Ley, será además suspendido del ejercicio de la odontología por el termino de seis a doce meses, tiempo durante el cual quedara de hecho excluido del Colegio de Odontólogos de Venezuela.

Articulo 63.: El uso indebido de diplomas, placas, credenciales, insignias, emblemas, membretes y otros distintivos propios de los profesionales de la odontología o de sus auxiliares, se castigara conforme al articulo 215 del Código Penal.

Articulo 64.: Quienes expidan, suscriban o contribuyan a la expedición de certificados o credenciales que posibiliten el ejercicio ilegal de la odontología a personas que no hubieren cumplido con los requisitos legales para ello, serán castigados con multa de un mil (1.000) a tres mil (3.000) bolívares, o arresto proporcional.

Articulo 65.: Para la aplicación de las sanciones previstas en los artículos precedentes, se seguirá el procedimiento establecido en el articulo 425-A del Código de Enjuiciamiento Criminal.

CAPITULO VII

Disposiciones Generales

Articulo 66.: Corresponde a las autoridades nacional, estatales y municipales y a las instituciones de seguridad social, el establecimiento de servicios asistenciales de odontología a la comunidad donde fuere menester, a cargo de odontólogos y de sus auxiliares.

Articulo 67.: El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social queda facultado para dictar las medidas sanitarias y de fiscalización que en resguardo de la salud publica y de los intereses profesionales del gremio odontológico, considere necesarias a los efectos de aplicación de la presente Ley.

CAPITULO VIII

Disposiciones Transitorias

Articulo 68.: Sin menoscabo de lo dispuesto en el articulo 66 de este Ley, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social adoptara en los términos que señale el Reglamento de la presente Ley, las medidas destinadas a prestar atención odontológica a la comunidad, en aquellas poblaciones donde no residan ni ejerzan profesionales autorizados según el articulo 4 de esta Ley.

Articulo 69.: Hasta tanto se realicen nuevas elecciones, se mantendrá el actual régimen establecido en el Colegio de Odontólogos de Venezuela, pero las Delegaciones que pasen a ser Colegios Regionales procederán a al elección de su Tribunal Disciplinario, en un plazo no mayor de treinta (30) días contados a partir de la fecha de vigencia de la presente Ley.

Articulo 70.: Los profesionales de la odontología deberán inscribirse en el Instituto de Previsión Social del Odontólogo, dentro de los seis (6) meses siguientes a la fecha de promulgación de la presente Ley.

Articulo 71.: El personal auxiliar del odontólogo deberá registrarse en el Colegio de Odontólogos de Venezuela dentro de los seis (6) meses siguientes a la fecha de promulgación de la presente Ley.

Articulo 72.: Hasta tanto el Ejecutivo Nacional dice el respectivo Reglamento de esta Ley, el Colegio de Odontólogos de Venezuela, los Colegios Regionales y el Instituto de Previsión Social del Odontólogo, se regirán por sus Estatutos y Reglamentos internos en todo aquello que no colida con la Ley.

CAPITULO IX

Disposiciones Finales

Articulo 73.: El Ejecutivo Nacional dictara los Reglamentos de la presente Ley, dentro de los seis (6) meses siguientes a su promulgación.

Articulo 74.: Se deroga la Ley de Ejercicio de la Odontología promulgada el día 5 de julio de 1943 y las demás disposiciones contrarias a la presente Ley.

Dada, firmada y sellada, en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los veintisiete días del mes de julio de mil novecientos setenta.- Ano 161º de la Independencia y 112º de la Federación.

 

Código de Deontología Odontológica
Disposiciones Preliminares

Título I

Capítulo Primero
De los Deberes Generales de los Odontólogos
Capítulo Segundo
De los Deberes hacia los Pacientes

Título II

Capítulo Primero
Del Ejercicio Privado e Institucional de la Odontología y de los Deberes de los Odontólogos en Materia de Odontología Social
Capítulo Segundo
De los Deberes de Confraternidad
Capítulo Tercero
De los Deberes de los Odontólogos hacia los Miembros de Profesiones Afines y Auxiliares de la Odontología

Título III

Capítulo Primero
Del Secreto Profesional
Capítulo Segundo
De las Historias Clínicas
Capítulo Tercero
De las Certificaciones
Capítulo Cuarto
De la Odontología Forense
Capítulo Quinto
De los Honorarios Profesionales

Título IV

Capítulo Primero
De la Docencia Odontológica
Capítulo Segundo
De las Publicaciones Científicas
Capítulo Tercero
De la Investigación en Seres Humanos

Título V

Capítulo Primero
De las Normas Disciplinarias
Capítulo Segundo
Disposiciones Generales
Capítulo Tercero
Disposición Final

Disposiciones Preliminares
El Presente Código de Deontología se declara de aceptación obligatoria para todos los Profesionales de la Odontología autorizados según el Artículo 4º de la Ley de Ejercicio de la Odontología; sus infracciones serán conocidas y sancionadas en primera instancia por los Tribunales Disciplinarios de los Colegios Regionales, de cuyas decisiones podrá apelarse en sucesivas instancias el Tribunal Disciplinario Nacional, la Junta Directiva Nacional y demás organismos de alzada previstos en el ordenamiento legal vigente. Ninguna otra entidad odontológica podrá promulgar por sí misma disposiciones deodontológicas que contravengan al presente Código.

Título I

Capítulo Primero
De los Deberes Generales de los Odontólogos

Artículo 1º: El respeto a la vida y a la integridad de la persona humana, el fomento y la preservación de la salud, como componentes del desarrollo y bienestar social y su proyección efectiva a la comunidad, constituyen en todas las circunstancia el deber primordial del Odontólogo.
Artículo 2º: El Profesional de la Odontología está en la obligación de mantenerse informado y actualizado en los avances del conocimiento científico. La actitud contraria no es ética, ya que limita en alto grado su capacidad para suministrar la atención en salud integral requerida.
Artículo 3º: Para la presentación idónea de sus servicios profesionales, el Odontólogo debe encontrarse en condiciones psíquicas y somáticas satisfactorias y poseer una formación ética y social irreprochables.
Artículo 4º: El Profesional de la Odontología debe atender por igual celo a todos sus pacientes cualesquiera sean sus condiciones de salud, independientemente de su nacionalidad, raza, posición social o económica, creencias religiosas o ideas políticas.
Artículo 5º: Es deber ineludible de todo Profesional de la Odontología acatar los principios dela fraternidad, libertad, justicia e igualdad, y los deberes inherentes a ellas, consagrados en la Carta de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en la Declaración de principios de los Colegios Profesionales Universitarios de Venezuela.
Artículo 6º: La participación activa del personal odontológico, en actos que constituyan colaboración o complicidad en torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, incitación a ellos o intento de cometerlos, constituyen una violación patente a la ética odontológica, así como un delito con arreglo a los instrumentos internacionales aplicables.
Artículo 7º: Son contrarios a la moral y ética profesional, ejercer cargos o representaciones gremiales, institucionales o docentes sin cumplirlos plenamente, como también estar insolventes con los organismos de los entes gremiales señalados en la Ley de Ejercicio de la Odontología y sus Reglamentos.
Artículo 8º: Son actos contrarios a la moral profesional:
8.1. Cualquier publicidad encaminada a atraer la atención del público hacia el ejercicio profesional, con excepción de los avisos en la prensa autorizada por el Colegio de odontólogos respectivo.
8.2. La publicidad de trabajos científicos en periódicos y revistas con fines de propaganda personal.
8.3. La participación del odontólogo en programas de radio y televisión y en entrevistas de prensa, con fines de promoción personal.
8.4. Firmar certificados o escribir artículos recomendando explícitamente o implícitamente materiales, instrumental o equipos odontológicos, especialidades farmacéuticas u otros medios terapéuticos.
8.5. Indicar al paciente, tratamientos inútiles con fines lucrativos.
8.6. Someter a sus pacientes a la aplicación de medios de diagnóstico o de tratamiento que se encuentren en etapa experimental.
8.7. Permitir que personas extrañas a la profesión presencien innecesariamente actos del tratamiento odontológico.
8.8. Derivar pacientes de instituciones públicas o privadas a consultas privadas, salvo mandato expreso del paciente o sus familiares.
8.9. Aprovechar las situaciones de privilegio en cargos directivos o administrativos de instituciones públicas, para la compra con fines de lucro, de materiales, instrumental o equipos odontológicos o productos médicos, farmacéuticos o de cualquier otra índole.
8.10. Valerse de las ventajas que otorgan los mandatos políticos o administrativos que se ejerzan a fin de obtener beneficios materiales, profesionales o gremiales para sí o para otras personas.
8.11. Orientar al paciente, con fines de lucro, hacia determinados establecimientos farmacéuticos o no, ligados a su ejercicio profesional.
8.12. Firmar certificados falseando las causas que lo motiven.

Artículo 9º: Todo Odontólogo tiene la obligación de combatir el intrusismo en todos los aspectos, denunciando ante las autoridades y el Colegio de Odontólogos respectivo, cualquier acto destinado a explotar la credulidad y la buena fe del público.
Artículo 10º: Al ofrecer sus servicios profesionales, el Odontólogo deberá observar las siguientes normas:
10.1. En los avisos para los medios de comunicación impresos, sólo hará constar su nombre y apellido, la especialidad en la cual esté inscrito en el Colegio de Odontólogos de Venezuela, su dirección, teléfono de consultorio y de la habitación, y los días de horas de consulta.
10.2. Someter este aviso al visto bueno de su Colegio de Odontólogos o Delegación respectivas, cuya aprobación se hará constar mediante una leyenda "Aviso autorizado por el Colegio de odontólogos o Delegación respectiva".
10.3. En los casos en que la especialidad esté expresada en términos de difícil comprensión para el público, podrán ser utilizados términos explicativos, los cuales se colocarán entre paréntesis, previa autorización del Colegio de odontólogos respectivo.
10.4. No permitir que estos anuncios individuales o de clínicas, sean radiados, televisados o proyectados en pantallas cinematográficas.
10.5. Las placas para anunciar clínicas o centros de atención odontológica privada, deberán cumplir con lo establecido en el aparte 10.1.
10.6. Las tarjetas de presentación y los récipes del profesional no deben exceder la información estipulada en el aparte 10.1. 10.7. Los Servicios Odontológicos institucionales o privados de grupo, tendrán las mismas limitaciones enunciadas en el presente Código.

Artículo 11º: Están expresamente reñidos con toda norma de ética, los anuncios que reúnan las características siguientes:
11.1. Los que informen acerca de viajes al exterior en funciones profesionales privadas, o señalen la asistencia a reuniones científicas de índole odontológica, que impliquen autopropaganda o realcen ante el público su prestigio profesional.
11.2. Aquellos que atribuyen al profesional una especialidad o credencial que no hayan sido previamente reconocidas por el Colegio respectivo.
11.3. Los que le ofrezcan la rápida curación, infalible o a plazo fijo de determinadas enfermedades.
11.4. Los que prometen la prestación de servicios gratuitos, o los que explícitamente mencionen tarifas de honorarios.
11.5. Los que llamen la atención sobre aplicación de nuevos sistemas o procedimientos especiales, curas o modificaciones aún en discusión, o cuya eficacia o aplicación estén aún en fase experimental.
11.6. Los repartidos en forma de volantes, cualesquiera sea su formato o presentación.
11.7. El suministro a los pacientes de separatas de artículos científicos publicados por el profesional.

Artículo 12º: Las entrevistas por medios de comunicación social deberán ajustarse a los principios de la ética profesional, a fin de evitar la publicidad o referencia de carácter individual sobre la profesión del entrevistado, con miras al beneficio personal. Las referencias al Gremio, ante la opinión pública.
Artículo 13º: Los Odontólogos no deberán contratar servicios profesionales con personas naturales o jurídicas que exploten el ejercicio individual o colectivo de la profesión odontológica en condiciones tales, que violen el ordenamiento legal que rige la materia y los principios éticos contenidos en este Código.
Artículo 14º: Todo profesional de la odontología está obligado a acatar las disposiciones contenidas en la Ley de Ejercicio de la odontología y su Reglamento, así como las del Reglamento Interno del Colegio de Odontólogos de Venezuela y, los Acuerdos y Resoluciones emanadas del Colegio de Odontólogos de Venezuela, los Colegios Regionales y las Delegaciones a los cuales están incorporados.
14.1. Los Odontólogos en funciones Administrativas, públicas o privadas, están igualmente obligados a cumplir los Acuerdos y Resoluciones de la Convención Nacional y los de la Junta Directiva del Colegio de Odontólogos de Venezuela, y los de su Colegio Regional respectivo. Deberán asumir de igual modo la responsabilidad gremial que les incumbe en lo referente a las condiciones de trabajo y a la estabilidad en los cargos de los Odontólogos bajo su dependencia, siempre que las mismas no colindan con las disposiciones legales vigentes.

Artículo 15º: Los Odontólogos que desempeñen cargos directivos o disciplinarios en el Colegio de Odontólogos de Venezuela o en los Colegios de odontólogos Regionales, deberán acatar las decisiones tomadas por la mayoría de votos de los organismos gremiales nacionales o Regionales. Queda sobreentendido, que como integrantes de un cuerpo colegiado, están obligados a cumplir dichas disposiciones.
15.1. Cualquiera de los integrantes podrá manifestar su disentimiento en los medios de comunicación internos o públicos del organismo al cual pertenezca. Si no se dispone de dichos medios, el organismo de referencia tiene la obligación de hacer público dicho disentimiento o cualquier medio de comunicación existente.

Artículo 16º: Cuando el Odontólogo se considere lesionado en sus derechos, deberá acudir ante los organismos gremiales correspondientes para que conozcan y den su veredicto al respecto. Estos organismos están en la obligación de analizar dichas denuncias y adoptar en caso de que proceda las medidas que considere necesarias.
16.1. Por vía de excepción y sólo después de haber agotado todos los recursos gremiales, el Odontólogo podrá hacer uso de los otros recursos que las leyes le conceden.

Capítulo Segundo
De los Deberes hacia los Pacientes

Artículo 17º: El Profesional de la Odontología debe prestar debida atención a la elaboración del diagnóstico, recurriendo a los procedimientos científicos a su alcance y debe asimismo procurar por todos los medios que sus indicaciones terapéuticas se cumplan.
Artículo 18º: El Profesional de la Odontología al prestar sus servicios se obliga: a. Tener como objeto primordial la conservación de la salud del paciente. b. Asegurarle al mismo todos los cuidados profesionales. c. Actuar con la serenidad y la delicadeza a que obliga la dignidad profesional.
Artículo 19º: Si el Odontólogo tuviera dudas en el diagnóstico o tratamiento de algún caso, estará en la obligación de hacer todas las consultas a que hubiere lugar con sus colegas (especialistas o no) y con otros profesionales de las ciencias de la salud.
Artículo 20º: La conducta del Odontólogo debe ajustarse siempre por encima de cualquier otra consideración a normas de probidad, dignidad, honradez y serenidad.
Artículo 21º: Para prestar sus servicios profesionales, el Odontólogo debe encontrarse en condiciones psico-físicas satisfactorias. Contrarían este principio aquellas situaciones capaces de provocar alteraciones agudas o crónicas y/o la incapacidad manifiesta de los sentidos con reducción del campo de la conciencia y/o la actividad pensante.
Artículo 22º: Al Profesional de la Odontología que se ha dedicado al estudio y práctica de alguna disciplina de la profesión, se le conocerá como Especialista y podrá anunciarse como tal, de acuerdo a lo establecido en el Reglamento respectivo y lo pautado en la Ley de Ejercicio de la Odontología.
Artículo 23º: El Especialista a quien se le refiera un paciente, asume de hecho la dirección del tratamiento en lo que respecta a su especialidad, pero actuará siempre de acuerdo con el odontólogo tratante y suspenderá su atención tan pronto como cesen las causas que ameritaron sus servicios.
Artículo 24º: El Profesional de la Odontología que tuviera motivo justificado para no continuar atendiendo a un paciente, podrá hacerlo a condición de que ello no ocasione perjuicios a la salud de éste, le advierta su decisión con anticipación debida y suministre la información necesaria para que otro profesional continúe la asistencia.

 

Título II

Capítulo Primero
Del Ejercicio Privado e Institucional de la Odontología y de los Deberes de los Odontólogos en Materia de Odontología Social

Artículo 25º: La Odontología es una profesión noble y elevada. Su ejercicio debe regirse siempre, por encima de toda consideración, por normas morales, de justicia, probidad y dignidad. El Odontólogo no debe ejercer al mismo tiempo que la Odontología otra actividad incompatible con la dignidad profesional.
Artículo 26º: Ningún Odontólogo presentará su nombre a persona alguna para ejercer la profesión. Tampoco podrá ejercerla a través de otros Odontólogos ni ceder su consultorio a quien no esté legalmente autorizado.
Artículo 27º: Para poder ejercer la profesión en forma ocasional y/o periódica en una Entidad Federal distinta a aquella donde habitualmente se ejerce la profesión, el profesional deberá inscribirse en los Colegios de odontólogos Regionales o Delegaciones respectivas.
Artículo 28º: El Odontólogo que por cualquier circunstancia deje de ejercer la profesión o cambie de jurisdicción, está en el deber de participarle al Colegio de Odontólogos Regional donde estaba inscrito.
Artículo 29º: Se entiende por Ejercicio Institucional de la Odontología, a la prestación de servicios a la población en general o a grupos definidos de la misma, a cargo de profesionales de la Odontología contratados por instituciones oficiales o privadas.
Artículo 30º: Los Profesionales de la Odontología al servicio de organizaciones dedicadas al ejercicio institucional de la Odontología, deberá cumplir con su trabajo profesional de acuerdo con las normas señaladas en este Código Deodontológico. Este se basará, por tanto, en el respeto a la dignidad de la persona, en la relación Odontólogo/Paciente, en la responsabilidad individual y en el secreto profesional.
30.1. Ante cualquier situación en su trabajo que comprometa el cabal cumplimiento de este Artículo, el Profesional de la Odontología está obligado a hacer el correspondiente reclamo ante la Institución en el cual presta sus servicios, e igualmente hará la participación del mismo a su respectivo Colegio.

Artículo 31º: Los Odontólogos que contraten la prestación de servicios con compañías de seguros y asociaciones mercantiles, deberán ceñir su actuación a lo pautado en el Artículo 30º, debiendo además respetar y hacer respetar, cuando sea posible, la libertad de escogencia del Odontólogo y clínica, por parte del paciente.
Artículo 32º: Es deber ineludible de todo Odontólogo impedir que algunas modalidades dentro del ejercicio institucional de la profesión lleguen a menoscabar la dignidad del Odontólogo o el prestigio del gremio y perjudiquen o defrauden al paciente.
Artículo 33º: El Odontólogo está obligado a velar por el prestigio de la institución donde trabaja, cumpliendo fielmente las disposiciones reglamentarias de la misma; éstas no podrán colidir con lo dispuesto en la Ley de la Odontología, en su Reglamento y en el presente Código.
Artículo 34º: Es deber del Odontólogo que ejerce en Instituciones hospitalarias recabar mediante revisión y conformación de la Historia Clínica, así como en la interconsulta profesional toda información que estime necesaria en beneficio de sus pacientes. Así mismo, es deseable mantener con los integrantes del equipo de salud, las mejores relaciones enmarcadas dentro de los beneficios que presta la Institución.
Artículo 35º: El Odontólogo que presta servicios a empresas o instituciones públicas o privadas debe abstenerse de remitir a un consultorio particular a pacientes de éstos, para realizarles tratamientos que están comprendidos dentro de los beneficios que presta la Institución.
Artículo 36º: Es deber del Odontólogo, salvo a causas debidamente justificadas, prestar su colaboración desinteresada a la acción emprendida por las autoridades competentes, destinadas a proteger la salud de la comunidad.
Artículo 37º: No es ético para el Profesional de la odontología que realice una campaña pública de carácter preventivo o curativo, valerse de esta función en beneficio de su consulta privada.
Artículo 38º: El total de tiempo contratado por un Odontólogo con las instituciones públicas y/o privadas para el desempeño de cargos profesionales no podrá exceder al de la jornada máxima de trabajo o semanal señalado por la Ley.
38.1. Incurre en violaciones de este Código el Odontólogo que ejerciendo funciones administrativas, permita a otro profesional el cabalgamiento de horarios, el incumplimiento de su trabajo y la violación de la jornada máxima de trabajo.
Artículo 39º: Es obligación de los profesionales de la Odontología cumplir a cabalidad con sus servicios contratados y su incumplimiento es grave falta deodontológica.
Artículo 40º: Cuando el Colegio de Odontólogos de Venezuela o los Colegios o Delegaciones Nacionales o Regionales, fundamentados en justificadas razones de carácter gremial, ético y deodontológico, mediante decisión dictada al efecto declaren que un cargo no debe ser ocupado por otro Odontólogo hasta tanto no se cumplan determinadas condiciones, ningún Odontólogo deberá ocupar dicho cargo.

Capítulo Segundo
De los Deberes de Confraternidad

Artículo 41º: La Confraternidad Profesional se refiere a la comunidad de intereses entre quienes ejercen una misma profesión, siempre que se fundamente en la aceptación consciente de formar parte de una institución disciplinada, cuya unidad corporativa depende del cumplimiento por parte de sus integrantes, de los deberes de los mismos se han impuesto en forma voluntaria, y no propiamente de hermandad para justificar desafueros o cualquier modalidad de actuación reprochable, en aras de una mal entendida solidaridad profesional.
Artículo 42º: Los Profesionales de la Odontología están en la obligación de mantener recíproca colaboración y buena confraternidad. Está prohibido desacreditar a un colega y hacerse eco de manifestaciones u opiniones capaces de perjudicarlo moralmente y en el ejercicio de la profesión. Parágrafo Único: No están reñidas con la buena confraternidad profesional la actitud del Odontólogo que rechaza o denuncia los vicios en los cuales incurren algunos profesionales, dañinos a los intereses del paciente y al prestigio de nuestra profesión.
Artículo 43º: El profesional de la Odontología, su cónyuge e hijos, el padres y la madre, tienen derecho a los servicios gratuitos de los profesionales de la Odontología cuya asistencia soliciten. Se exceptúan los gastos que ocasionen los tratamientos protésicos, ortodóncicos y otros de laboratorio. Gozan también de este privilegio los niños huérfanos o abandonados que se encuentran bajo la protección del Profesional de la Odontología, previa certificación del organismo competente. Esta disposición quedará vigente aún después de la muerte del Profesional de la Odontología o sus familiares.
Artículo 44º: Cuando un Profesional de la Odontología o sus familiares inmediatos gocen de los beneficios previstos por compañías de seguros y/o similares, el profesional que preste sus servicios tienen derecho a recibir pagos por honorarios sin que ello constituya una violación a lo estipulado en el Artículo anterior.
Artículo 45º: El Profesional de la Odontología que por motivos justificados se encargue provisionalmente de los pacientes de otro colega, está en la obligación de prestar sus cuidados y desempeñar su misión mediante normas que garanticen los intereses y el buen nombre del reemplazado.
Artículo 46º: Cualquier Profesional de la Odontología está en libertad de atender a un paciente que voluntariamente hubiere desistido de los servicios de otro colega. En tales casos no se requerirá la autorización del primer Odontólogo tratante.
Artículo 47º: Normas elementales de cortesía profesional debe regir la referencia de los pacientes. Cuando un Odontólogo refiere un paciente a otro colega para consulta, debe suministrar un resumen de la historia clínica por escrito y en sobre cerrado, con los hallazgos y resultados de las exploraciones realizadas, información referente a las características personales del paciente, y finalmente, su propia opinión diagnóstica. El Odontólogo consultado, a su vez, también por escrito y en sobre cerrado, debe enviar una información pormenorizada al Odontólogo tratante, cuando éste así lo solicite. Debe ser cauteloso en cuanto al tipo de información que le es posible suministrar al enfermo, e indicar, si es pertinente, su ingreso al referente.
Artículo 48º: Los Profesionales de la Odontología en funciones directivas o administrativas, sanitarias o asistenciales, deberán mantener con sus colegas subalternos una actitud respetuosa acorde con la condición del colega colaborador. Igualmente, el colega subalterno está obligado a guardar la debida consideración hacia sus jerárquicos.

Capítulo Tercero
De los Deberes de los Odontólogos hacia los Miembros de Profesiones Afines y Auxiliares de la Odontología


Artículo 49º: En sus relaciones con los miembros de las profesiones afines y auxiliares de la Odontología, los Odontólogos deben observar una actitud decorosa y honorable, dispensándole la cortesía que impone su condición de profesional y respetando las normas señaladas por la ética y por las respectivas leyes del ejercicio profesional.
Artículo 50º: No es lícito dejar bajo la responsabilidad del personal auxiliar acciones directas no supervisadas sobre el paciente, salvo los casos tipificados para los Higienistas Dentales en el Artículo 16º del Reglamento de la Ley del Ejercicio de la Odontología.

Título III

Capítulo Primero
Del Secreto Profesional.

Artículo 51º: El Secreto Profesional es un deber inherente a la esencia misma de la profesión. Se establece para la seguridad de los pacientes, el honor y la responsabilidad del Profesional de la Odontología y la dignidad de la ciencia. El Profesional de la Odontología y todo el personal de auxiliares están en la obligación de conservar como secreto todo lo lícito que vean, oigan o descubran en el ejercicio de la profesión. El secreto puede ser explícito o textualmente confiado por el paciente, y también implícito como consecuencia de las relaciones con pacientes. En ambos casos ha de ser inviolable, salvo en las circunstancias señaladas por la Ley.
Artículo 52º: No se incurre en violación del secreto profesional cuando se revela en los casos siguientes: a. Cuando la revelación se hace por mandato de Ley. b. Cuando el paciente autoriza al Odontólogo para que lo revele. c. Cuando en calidad de experto y actuando como Profesional de la Odontología de una entidad, el Profesional rinda informes sobre las personas que le sean enviadas para examen. d. Cuando en su calidad de Profesional de la Odontología hace la declaración de enfermedades infecto-contagiosas ante las autoridades sanitarias.
Artículo 53º: El consentimiento del enfermo para que se revele el secreto profesional no obliga al Odontólogo a revelarlo ni le exime de las acciones penales que pudieran surgir de tal hecho.
Artículo 54º: En los casos en que exista la posibilidad de que comentan errores judiciales está permitido el relato de hechos observados en el ejercicio de la profesión. Igualmente, cuando por concepto de honorarios se establezcan litigios y las autoridades judiciales así lo exijan.
Artículo 55º: El Profesional de la Odontología puede compartir su secreto con cualquier otro colega que intervenga en el caso. Este a su vez está obligado a mantener el secreto profesional.
Artículo 56º: Cuando se trate de litigios por concepto de honorarios se especificarán las consultas, número de intervenciones, viajes, exámenes complementarios y condiciones en que se realizó la asistencia y, en general, todo lo que pueda contribuir al esclarecimiento del caso; pero se abstendrá de revelar la naturaleza de la enfermedad, de las intervenciones y de los cuidados especiales prestados.

Capítulo Segundo
De las Historias Clínicas

Artículo 57º: Para los efectos de este Código la historia clínica comprende: a. Los elementos (subjetivos y objetivos) suministrados por el paciente. b. Las aportaciones del profesional tratante (identificación de los hallazgos, interpretaciones y correlaciones). c. Las contribuciones ( anotaciones correspondientes) si es que existieren, de los profesionales que colaboran en el diagnóstico y tratamiento del paciente. d. La documentación relativa, a las explotaciones complementarias realizadas: exámenes de laboratorio, radiografías, estudios histopatológicos, informes, etc..
Artículo 58º: En su ejercicio privado, el Odontólogo tiene derecho de propiedad intelectual sobre la historia clínica y sobre todo documento elaborado sobre la base de sus conocimientos profesionales. En el ejercicio institucional público (Instituciones Asistenciales del Estado), el Odontólogo conservará esa propiedad, pero la historia clínica como documento, es propiedad del establecimiento de salud correspondiente, y en consecuencia, su archivo, protección, manejo y otros actos de disposición son de la competencia de las autoridades hospitalarias.
Artículo 59º: En el ejercicio profesional privado, las historias clínicas deben ser elaboradas bajo la responsabilidad de un Odontólogo, quien aplica sus conocimientos y los complementa con todos los recursos disponibles, a fin de que constituyan documentos que además de orientar la conducción de un caso clínico, puedan servir para estudiar la patología respectiva en cualquier momento.
Artículo 60º: Las radiografías, exámenes complementarios y todo otro documento que sea aportado por el paciente, bien en consultorio privado o en establecimientos públicos le deberán ser devueltos cuando éste lo solicite. Es falta retener alguno contra la voluntad del paciente.
Artículo 61º: Debe calificarse de práctica altamente reprochable la anotación en las historias clínicas de comentarios peyorativos y en ocasiones de carácter ofensivo bien para el paciente o relativo a las opiniones y recomendaciones hechas por otros colegas que también intervienen en el manejo de los problemas del paciente; justificándose la aplicación a sus autores, de sanciones proporcionales al grado de la falta cometida. Es también condenable la inclusión de datos falsos, enmendaduras o sustracción de la historia por no estar de acuerdo con lo allí descrito, o para ocultar errores cometidos. Parágrafo Único: La violación de las disposiciones de este Artículo dará lugar a que las autoridades de la Institución a la cual pertenezca la Historia Clínica, abra la averiguación necesaria a fin de aplicar las sanciones correspondientes.
Artículo 62º: El Odontólogo que desea hacer un trabajo de investigación, comunicación o cualquier tipo de publicación relativo a pacientes, procedimientos o regímenes odontológicos o administrativos en una dependencia universitaria, sanitaria o asistencial, deberá presentar su plan de trabajo al Odontólogo-jefe responsable de aquella dependencia y solicitar autorización. Es deber del Odontólogo-jefe otorgar la autorización, siempre que considere que el propósito no perjudicará física o mentalmente a los pacientes o alterará la disciplina de dichas dependencias. Tanto el Odontólogo investigador, como el Odontólogo-jefe podría acudir al Instituto de Investigaciones de cualquier Universidad Nacional como apoyo a la argumentación, o como árbitro si hubiere discrepancia.
Artículo 63º: El Odontólogo que ejerce en un Centro Asistencial puede utilizar el archivo de Historias Clínicas de la Institución con fines de estudio o de investigación. En el informe, presentación o publicación de su trabajo debe mencionar el servicio a que corresponde. Cuando la documentación pertenece a otro Centro Asistencial, debe solicitar previamente la autorización escrita de la Dirección y del Jefe del Departamento o Servicio.
Artículo 64º: A petición de otro colega y siempre con la formalidad del paciente, el Odontólogo está obligado a suministrar la información requerida con fines diagnósticos o terapéuticos. En ningún caso debe permitir el Odontólogo el examen directo de la Historia Clínica por el paciente o sus allegados. Solo puede hacerlo el Odontólogo especialmente autorizado por éstos.
Artículo 65º: Si el paciente expresa su deseo de obtener los servicios de otro profesional con carácter permanente, cambia su residencia a otro lugar del país o abandona éste en forma definitiva, podrá el Odontólogo tratante invocar la propiedad intelectual y su interés en conservar todos los elementos mediante los cuales certifica su experiencia y que, necesariamente, deberá utilizar con fines estadísticos de publicación u otros.
En cualquiera de estas situaciones el Odontólogo está obligado a permitir el suministro al Odontólogo autorizado por el paciente, de copias donde conste la información requerida.
Parágrafo Uno (01): Si el paciente ha fallecido, la solicitud puede proceder de los familiares, debiendo el Odontólogo actuar en igual forma con el Odontólogo por éstos autorizado.
Parágrafo Dos (02): En los casos de los hospitales la conducta es similar, debiendo las autoridades del mismo permitir al Odontólogo previamente autorizado por el paciente o sus familiares, el examen directo de toda la documentación existente.

Artículo 66º: Cuando en un Instituto Público se presenta un Tribunal competente con el fin de practicar una inspección ocular o una averiguación en los archivos de las Historias Clínicas en relación con un paciente determinado o con la existencia de prácticas irregulares, las autoridades institucionales están obligadas a cooperar aportando toda información por el juez designado al efecto.
Artículo 67º: Cuando el Odontólogo ha fallecido, los familiares del mismo bajo ningún respecto, están obligados a entregar directamente a los pacientes las Historias Clínicas correspondientes, pudiendo transferir éstas a entidades responsables obligadas por el secreto profesional.
Artículo 68º: El Odontólogo en su ejercicio privado y en igual forma las autoridades hospitalarias, deben tomar todas las precauciones posibles destinadas a preservar el carácter confidencial de la información contenida en las Historias, tal cual señala en el Capítulo relativo al Secreto profesional.

Capítulo Tercero
De las Certificaciones

Artículo 69º: El Certificado es un documento destinado a acreditar la realización de un acto odontológico o el estado de salud o enfermedad de una persona: su emisión implica responsabilidad moral y legal para el Odontólogo que la expide. El texto de certificado debe ser claro y preciso, ceñido exactamente a la verdad y debe indicar los fines a que está destinado.
Artículo 70º: El Odontólogo expedirá certificación que acredite un acto odontológico o el estado de salud, en las siguientes situaciones:
a. A pedido de la persona a quien se refiere el certificado.
b. A solicitud de quien dependa el paciente, cuando éste se encuentra en capacidad física o civil.
c. Por imperio de la Ley. d. En cumplimiento de disposiciones reglamentarias de la entidad con la cual el Odontólogo tiene compromiso de trabajo. En todo caso, el documento tiene carácter privado y será expedido en sobre cerrado.
Artículo 71º: En el ejercicio de lo Odontología deberá tener presente el contenido del Artículo 74º de la Ley Orgánica de Salvaguarda del Patrimonio Público que dice textualmente: "Artículo 74º: El médico o cualquier profesional de la salud que expide un certificación falsa, destinada a dar fe ante la autoridad o ante particulares de enfermedades de personas amparados por el seguro social obligatorio o extienda certificado de reposo o de reclusión en clínica, instituto hospitalario o local "ad hoc" a persona sana, será penado con prisión de seis (6) meses a dos (2) años. Con la misma pena se castigará a quien forjare tales certificaciones o altere alguna regularmente expedida; a quien hiciere uso de ellas, a quien diere o prometiere dinero u otra recompensa para obtenerlas. Si el hecho se cometiere mediante recompensas para sí o para otro, la pena se aumentará a una tercera parte".
Artículo 72º: Incurre en falta contra la ética profesional, sin perjuicio de la responsabilidad penal o civil, que le corresponda el Odontólogo que:
a. Consigna en el certificado dato falso o términos que pueden inducir a dudas, con trascendencia legal o administrativa.
b. Certifica una intervención quirúrgica no realizada.
c. Expide un certificado para efectos de orden administrativo o legal, estableciendo un diagnóstico falso de incapacidad.
d. Expida recibos por tratamientos no efectuados.
Artículo 73º: Al Odontólogo está prohibido divulgar o dar publicidad del contenido de un informe o certificado médico u odontológico. Desde el momento en que el documento ha salido de sus manos, la responsabilidad por la divulgación del texto recae en la persona que lo recibió, o en el caso de entidades administrativas, de los funcionarios responsables de la tramitación del documento.

Capítulo Cuarto
De la Odontología Forense.

Artículo 74º: La Odontología Forense se caracteriza por la prestación de servicios encaminados a la realización del peritaje y el asesoramiento odonto-forense, en todos aquellos aspectos que interesen a la administración de justicia en general.
Artículo 75º: Los Odontólogos Forenses son asesores de la administración de justicia, en todos los casos y actuaciones en que sea necesaria su intervención; ésta se ceñirá a lo dispuesto por las leyes sobre la materia.
Artículo 76º: Las actuaciones de los Odontólogos Forenses, eventual o episódicamente nombrados para desempeñarse en uno o varios casos, deberán ceñirse a lo dispuesto en las leyes sobre la materia, a lo señalado en el mandato judicial y, para proceder al examen de una persona u objeto, se fundamentarán en las reglas de su ciencia y arte, y en los principios é